Categorías de blog

Categorías de blog

Manos de Santo: "Recetas divinas"

Alabar las virtudes de una persona, donde las manos inquietas, el trabajo y la oración en cuerpo y alma constituyen el mejor motor de vida, hacen de un obrador conventual, que sea una auténtica cuna de “Manos de Santo”.

Al “Ave María Purísima”, la templada voz dulce y amable de respuesta a la antigua usanza, de “¡Sin pecado Concebida!”, hace elevar el tono de recogimiento y tranquilidad de un torno Conventual, recóndito y misterioso, donde a modo de bienvenida te invita a adentrarte en el mágico, discreto y silencioso mundo de los Dulces Conventuales, realizados con manos de santo y recetas divinas.

Como bien escribiera Sor Isabel de la Trinidad, hermana en el Monasterio de la MM. Franciscanas-Clarisas de Santa Isabel en Valladolid, en su libro “Dulces y postres de las monjas” “La cocina de nuestro convento huele a dulce, a azúcar tostado, a canela, a esencias… a horno antiguo. De nuestras manos y del milagro cotidiano de la harina y el azúcar, de las yemas y la manteca, salen cada día dulces, rosquillas, magdalenas o bocaditos que pretendemos tengan el sabor de lo artesano” del mismo modo bien podríamos decir, que siempre de buenos hechos y de dulces recuerdos saldrán de ellos, porque las cosas dulces de la vida, superan a las amargas… y en ello está la esencia, el origen de Manos de Santo, en engrandecer los recursos económicos necesarios para el mantenimiento de estas comunidades de religiosas tan arraigadas en España, y sus dulces, a través de la distribución y entrega a domicilio de su maravillosa repostería.

Son tiempos difíciles los que nos han tocado vivir y no podemos dejar de lado a estas clausuras, constituir esta plataforma , no es más que crear un lugar donde se respete la identidad, la imagen y sobre todo, la frescura de sus

productos, todo ello desde el contacto personal y el dialogo, bajo una misma religión, la cual nos cobija a todos, y sobre todo la afectividad hacia ellas, que hace que nos esforcemos en que tengan la suficiente salida y rotación de sus productos, pudiéndose conservar esta mágica tradición ancestral.

Concluir esta presentación, con la clara convicción de que nuestra firma, Manos de Santo, estará siempre vinculada a la ayuda a estos conventos, a través de la venta de sus dulces, facilitándoles su día a día en la venta de sus productos y elaboraciones de repostería.

Unas monjas de clausura que se afanan en sus cocinas, desde la madrugada y hasta bien entrada la mañana, en conseguir unos divinos dulces, que, ante la demanda producida y el reducido número de hermanas, por la escasez de vocaciones, nos traen el recuerdo, de aquel milagro de Jesús, en el que multiplico los panes y los peces.

Seremos, la ventana por donde se asomen a la realidad cotidiana, estando al día de toda la actualidad gracias a las nuevas tecnologías.

Nos despedimos de nuevo, con otra reseña escrita por Sor Isabel de la Trinidad en su libro “Dulces y postres de las monjas” “Nuestros dulces están elaborados con la sencillez de nuestras manos, porque nuestro quehacer diario tiene como fin la sencillez de la vida. El secreto de nuestros dulces y nuestra repostería está basado en el amor. En el amor sencillo y puro por las cosas bien hechas. Hay que poner alma y corazón en todos los quehaceres cotidianos por imperceptibles que estos sean”

Un dulce final, para un nuevo comienzo