Ave María Purísima

En: Obradores

JUAN PABLO NAVARRO/DOMINGO DÍA 01 DE NOVIEMBRE DEL 2020

-Ave María Purísima…

-Sin pecado concebida, -respondes a la dulce y tranquila voz tras el torno

-¿Me da una caja de yemas?

¡Qué experiencia más deliciosa la de comprar dulces en un convento! Yemas, bollitos, mantecadosRecetas centenarias elaboradas por manos piadosas y santas. ¿Alguien da más? Comprar joyas en Tiffany me parece de lo más anodino comparado con esta belleza.

Debo de reconocer que, en mi caso, soy un privilegiado: A mí me regalaban esos pasteles; o mejor dicho, se los regalaban a mi padre –médico de dominicas y clarisas-. Con cuánta añoranza recuerdo esas tardes de vuelta del colegio en las que veía una caja de dulces de algún convento. ¡Uuumh!

Los dulces de conventos siempre han sido regalarme un recuerdo dulce e inolvidable.

 

 

Juan Pablo Navarro